Activos y pasivos fuera de los balances

Activos y pasivos fuera de los balances

by Marc Domenech

Las expresiones como fuera de balance, apalancamiento oculto en el ámbito contable se refieren a un activo, deuda o actividad financiera de una empresa que no aparecen en su balance contable.

No se contabilizan en cuentas patrimoniales porque se trata de operaciones que no implican movimiento inmediato de efectivo y no son activos o pasivos que la empresa tenga en propiedad o de los que sea legalmente responsable. Sin embargo, plantean un riesgo y por lo tanto impactan en las finanzas empresariales.

ACTIVOS Y PASIVOS FUERA DEL BALANCE

Algunas empresas pueden tener importantes cantidades de este tipo de activos y pasivos contabilizados fuera de balance. Por ejemplo, los avales, las garantías, las operaciones a plazo, los futuros y opciones, entre otros, son activos fuera de balance.

Otro ejemplo de elementos fuera de balance son los activos o pasivos inciertos. Por ejemplo, una empresa puede estimar el coste de un proceso judicial en caso de haber sido demandada y confirmarse un juicio legal. Este pasivo se contabiliza fuera de balance hasta que el juicio se lleva a cabo. Si el importe es pequeño, no aparecerá en el balance hasta que termine el juicio.

El arrendamiento operativo o renting se considera financiación fuera de balance. Se trata de un contrato mercantil por el que el propietario de un activo transfiere el derecho de uso a otra persona u organización a cambio del pago de un canon periódico.

ACTIVIDADES FINANCIERAS FUERA DE BALANCE

Las obligaciones financieras de subsidiarias no consolidadas también pueden quedar fuera de balance ya que estas entidades no son propiedad por completo de la empresa matriz.

Las entidades financieras suelen ofrecer a sus clientes gestionar sus activos o prestar servicios de intermediación, depósitos u otros servicios. Las entidades no tienen derechos directos sobre esos activos, solo tiene algún tipo de relación fiduciaria con sus clientes.

A los clientes de las entidades financieras les interesa la gestión de los productos de fuera de balance porque buscan rentabilidades más atractivas, invirtiendo por ejemplo en Fondos de Inversión y Previsión (planes de pensiones) o en Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSVs).

El objetivo de las EPSVs es generar un ahorro periódico para un futuro, de forma que se pueda contar con fondos cuando llegue la jubilación.

Como ocurre con los planes de pensiones, el dinero lo van aportando los ahorradores y en este caso se va invirtiendo en los mercados financieros, de acuerdo con el estilo de inversión y las características propias de cada EPSV. Para realizar estas operaciones se contratan los servicios de una entidad gestora.

ENTIDADES FINANCIERAS

Una entidad financiera puede informar de los elementos fuera de balance en sus estados contables de modo formal y hacer referencia a los “activos bajo gestión”, que incluye elementos tanto en las partidas del balance como fuera de balance. La distinción contable formal entre unos y otros puede estar más o menos detallada, dependiendo de los criterios de gestión que se tengan en cuenta.

Los fondos fuera de balance en una entidad financiera son aquellos cuya procedencia no es de los productos que constituyen su actividad principal, como la concesión de planes de pensiones, seguros o fondos de inversión. También son operaciones fuera de balance las transacciones de swaps, de opciones, de divisas a plazo, de cartas de crédito, así como los convenios a plazo y el aseguramiento de emisiones de pagarés y títulos-valores. Son productos contratados por los clientes que no se utilizan directamente para la concesión de líneas de financiación de la entidad financiera (créditos, préstamos, etc.).

 

En MC Finanzas somos expertos en Asesoramiento Financiero para Empresas y Pymes, contacta con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *